viernes, 6 de febrero de 2009

Despacio, muy despacio

Pues eso que las cosas van despacio, muy despacio. Y es que una faringitis de las gordas es lo que tiene, que me he tirado nueve días comiendo solo cosas liquidas, y ahora estoy en la fase de cosas pastosas o bien solidas pero no secas. Nada muy caliente y desde luego nada mínimamente frío. Justo como odio la comida.

No puedo hablar mas de cinco minutos (me ahogo con la tos) y con respirar se me queda la garganta como una lija. Ando enchufada al agua de mar por la nariz y al humidificador para poder respirar. Hartita estoy ya. A este paso, me van a salir branquias.

El medico me ha dicho que tenga paciencia, que fácil es recomendar paciencia; esta claro que no me conoce, que yo paciencia la justa y ya la he gastado toda: la mía y buena parte de la del esquimal. Que, aunque no lo dice, a ratos se le nota.

Al menos los antibióticos no pudieron conmigo...