miércoles, 20 de febrero de 2008

¿Y que pasó cuando vimos "La Flauta Mágica"?

En el post anterior os comenté que lo sufrido por el enfermeroman y yo tambien fue es-peluznante cuando vimos La Flauta Mágica.

Por cuestiones que no viene al caso relatar, el enfermeroman y yo nos vimos poseedores de sendas entradas para ver desde el quinto piso de palomar mirando desde el escenario (pero con muy buenas vistas)- y me dicen que era palco- una representacion de La Flauta Mágica o Die Zauberflöte, todo ello en el Euskalduna. Nos comentaron además que los dos asientos de delante eran de abono y que llevaban sin ocuparse mucho tiempo, el suficiente como para tener la tranquilidad de que no ibamos a tener vecinos de delante que, eventualmente, pudieran molestar.-

Bien, esa eventualidad se dio, vaya si se dio.

Durante _toda_ la representacion, dos ... ¿señores? con mas pluma que la gallina caponata (sin animo ofensivo), nula idea de musica, vestuario, actuacion, direccion de actores, puesta en escena, iluminacion, etc etc etc se dedicaron a hacer comentarios "sesudisimos" y "cargados de razon" al respecto de la calidad musical de la orquesta y las voces de los cantantes, del vestuario, de la actuacion, de la puesta en escena.., todo les parecía carente de interés, solo les faltaban las palomitas y la cocacola.

No tenian ningun respeto por el resto del publico, se les pidió silencio amablemente (todo lo amablemente que te lo piden en ese teatro donde, de toda la vida, el silencio es exigido durante toda la representacion), todo con el fin de poder disfrutar de la representación.

Se les chistó bajito, se les chistó alto, se hizo comentario genérico de que "alguien" no se callaba... y nada, ellos a lo suyo... tentados estuvimos de hacer que pareciera un accidente pero preferimos dejarlos en manos de su propia ignorancia que a dia de hoy se habrá encargado (o a punto estará) de ponerlos en su sitio.-


4 comentarios:

Mikhon dijo...

Lo dicho anteriormente respecto a la educación también se puede aplicar al resto de buenas virtudes que la gente debería tener.
Esta y la anterior son un par de razones por las cuales no me gusta ir al cine (al teatro apenas voy) un día que haya mucha gente (fin de semana o festivo). Si yo pago por ver algo, pago por disfrutarlo.

Besotes

Elena dijo...

Yo una vez le dije a una pareja que si les importaba guardar silencio... si es que a veces se nos olvidan los buenos modales y la educación...
Por cierto, ya sé cual es la gran superficie, puede ser Eroski???

Lucía dijo...

Pues vaya suerte teneis en este tipo de eventos ...

Ah no calla, que es que eso cada vez es más frecuente!!

Si es que la gente va a lo suyo de una manera desesperante para los demás...

enfermeroman dijo...

Yo es que ya estoy curtido. Entonces paso profundamente de esa peña. Aunque lo hay que logran descentrarme.