lunes, 26 de noviembre de 2007

He vuelto, sana y salva

Pues si, a pesar del desastre de trenes, a pesar del tostonazo que fue la excursión por que era para "culturizarme" a través de unas jornadas/ponencias interesantiiiisimas para los sexadores de yogures que mas bien parecían pensadas con el fin de crearnos pesadillas con lo que contaban ... he vuelto sana, salva, y sin parecer Paco Martínez Soria (ufs, menos mal).

Eso si, no sera por obra y gracia de cercanías ni por la gran organización del desastre.

Tras levantarme a las 5.30 de la mañana ¡que ni las calles estaban puestas! el enfermeroman me acercó a la estacion mas proxima a la minialdea del arce; allí me personé a las 6.17 horas de la mañana; una vez en esta estación, un señor que destilaba amabilidad por todos sus poros (léase con ironía) me comentó que no había trenes. Consultado este señor por qué podía hacer yo para que me solucionaran el hecho de que yo enlazaba con un AVE oiga caballero y que igual hasta lo perdía, me vino a decir que mi caso era muy interesante pero que se la traía al pairo.-

Allí nadie te informaba, nadie controlaba que no se colara nadie, nadie te decía donde paraba tu autobús, carreras para un lado, carreras para el otro. Al final el tan ansiado autobús ¡después de mas de una hora!! Mis signos de congelación y yo nos subimos junto con otros 55 pasajeros entre empellones y mordiscos en el autobús en cuestión.-

Una vez en el autobús mis signos de congelación, 55 pasajeros y yo fuimos ¡¡rehenes del conductor!!! Antes de llevarnos a la parada prometida y pasando el tiempo y acercándose la hora de la salida de mi AVE peligrosamente (y junto a ella cada vez se acercaba mas mi tensión arterial a 100 y con ella un posible ataque cardiaco), nos metió a otra parada en la que solo se pudo meter una persona mas destinando a ello al menos 20 minutos cuando normalmente no se ocupan mas de cinco; y tras esto, llegando a la parada prometida, no nos dejo bajar hasta que le vino bien, lo que supuso que 56 personas perdiésemos el tren ¡en nuestras narices!!! Y todo ello después de darme un carrerón que ni en mi vida y porfiar por mi libertad durante al menos seis minutos que era el tiempo que faltaba para que se me fuera el tren en mi apendice nasal. Y encima parecía que debíamos de estarle agradecidos a dicho sujeto por habernos llevado hasta la parada en cuestión.-

Al final llegué gracias a que el cuidador me cambió los billetes para un AVE mas tarde y me sobró tiempo gracias a la revision del trayecto inicial y todo ello a costa de mi salud física y mental y la del cuidador, clarostá.-

4 comentarios:

Necio Hutopo dijo...

Y todo eso para llegar a un lugar donde te recetaron conferencias capaces de provocar un sopor comatoso terminal?

Pimkie dijo...

Pues date con un canto en los dientes de que llegaras sana y salva a tiempo de aburrirte, porque te llegan a meter en un socavón y aún estás quitándote arena de los dientes...

Burnout. dijo...

Por lo menos llegaste. Unas compañeras mías las mandan dentro de dos semanas a COREA a hacer unos cursos... NO te digo más que son casi 24h de viaje entre unas y otras y desfase horario...
Que les sea leve.
Un saludo.

toxcatl dijo...

Y no pueden hacer el curso a distancia???