lunes, 18 de diciembre de 2006

Estrella invitada V.-

Queridas mias, queridos mios... otra entrega mas de la seccion de Estrella Invitada.-
Esta vez es alguien a quien conozco "in person", a quien convoqué de viva voz y a quien reconvoqué a través de mensajillo para que no se le olvidara.
Con todos vosotros ... "el Enfermero".-
________
Son las (esperad que mire...) 22:48 del domingo y acabo de acordarme de que Toxcatl me había invitado a su sección “estrella invitada” (valga la “rebuznancia”) de lunes.

Así que he salido del salón donde estaba viendo la tele tranquilamente y me he venido delante del ordenador a escribir esto.

Ya por el pasillo pensaba yo... ¿qué escribo yo en la entrada? me ha dicho que el tema que yo quiera... así que me ha entrado el síndrome de la hoja en blanco (cuando te quedas como bobo delante del papel y no sabes de qué escribir a pesar de haber tantas cosas sobre las que escribir, como por ejemplo, el sindrome de la hoja el blanco. Un, dos, tres, responda otra vez:

[Musiquita ON]
- el síndrome de la hoja en blanco
- la cría del berberecho salvaje en cautividad
- el plan editorial de Planeta de Agostini Comics
- los “fantásticos” acabados interiores en hormigón del Palacio Euskalduna
- cómo limpiar el sifón de un fregadero
- cómo salir del garaje sin que te atropelle la puerta
[Musiquita OFF]
[Sirena ON]
Campaaaaaaaana y se acabó.

Bueno, poco a poco voy rellenando líneas (notaréis que es una entrada plenamente improvisada).

De todos los temas anteriores, me quedo con el del sifón del fregadero.

Un día de repente, toda el agua que cayese por el desagüe del fregadero, era expulsada hacia fuera por un agujero de la pared donde está conectado el desagüe del lavaplatos. Comienza el misterio misterioso. Desmontar el “siflón” del fregadero a ver si había mucha porquería, salir casi a las 9 de la noche al super a por un desatascador, montar el “siflón”, echar el desatascador, esperar el tiempo prescrito... (para entonces ya hasta los webs), aclarar con agua limpia...

Llega la mañana siguiente. Con gran emoción voy a mirar cómo ha quedado el fregadero y a ver si traga bien (uisss, cómo suena eso). Pues que nada, que le daba igual.

Ya lo dejo para la tarde después de trabajar. Vuelta a desmontar el “siflón”, a montarlo, pero seguía igual. Saco el tubo que conecta el lavaplatos al desagüe y lo cierro. Ahora el “siflón” rebosa. Resulta que entre tanta movida se había perdido una gomita (¿y eso qué tal suena?) del siflón, que encontraría más adelante.

Visto lo que sucedía, busco, rebusco cinta adhesiva y me encuentro la gomita de marras. Vuelvo a colocar el tubo del lavaplatos a su desagüe correspondiente, que al final resultó ser la causa de que se saliera toda el agua inicialmente, ya que el tubo no se sabe cómo se había introducido demasiado adentro y no dejaba que el agua que desaguaba por la fregadera siguiese su camino normal, sino que evacuaba saliendo por ese lugar de la pared.

Por último, ya que la gomita perdida había sido hallada, pues a desmontar otra vez el siflón, de tal manera que...atentos a la jugada...desmonto el sifón con lo que le queda su correspondiente agua, y decido tranquilamente echar ese agua en la fregadera (así, sin sifón ni ná).

Pero bueno, una vez montado el sifón con la gomita, todo fantástico.

Por cierto, si toxcatl tiene a bien, hay un documento gráfico del lugar de los hechos.

Abrazos para ellos y besos para ellas.
___
Por problemas técnicos ajenos a nuestra voluntad, nos ha sido imposible subir aquí el documento gráfico del lugar de los hechos.

4 comentarios:

GLAUKA dijo...

Es majete este enfermero tuyo oye ... mira que una mañana de lunes es difícil hacerme reír y lo he hecho gracias a él ... vaaale, que sí, que es majooooo, pero vamos a ponernos duras con él, no se vaya a subir a la parra, que derechito derechito, arreglando las cosas del hogar (mu bien esa iniciativa, que es lo importante, verás que si no lo intentas no arreglas na) y portándose como hasta ahora por lo menos, sino, mejor.
(Glauka, en plan maruja o madre, vete a saber, en el día de hoy)

Xtebra dijo...

Como fan Nº 1 del enfermero, al que resulta que conozco "in person" (y yo no lo sabía, pero el sí y el muy maloso no me dice nada y me deja en las garras de Toxcatl, debo decir que es un chico muy apañao. Y una persona majisima por algo que no vamos a poner aquí no sea que se entere Toxcatl y la tengo contandome chistes malos un mes.
Lo mismo cambia un sifón que las valvulas de Anubio, la junta de la trocola o la culata del chirulé.
Tambien a mi me ha alegrado el lunes que tengo un día de ofi que pa'que-
Abrazos pa ti, besos arroz... digo, besos paella.

el necroscopio dijo...

Lo de echar el agua que sobra en el fregadero que acabas de desmontar me pasó también a mí... pero por debajo de él estaba la basura, con lo que.. Bueno, os podeis imaginar...
Las cañerías no son lo mío.. Lo dejo para "espertos".
Un saludo.

mordandis dijo...

Pero qué apañaete este chico! jaja

1beso