jueves, 20 de julio de 2006

La siesta

Imaginaos la situacion: 40 º centigrados a la sombra, cuatro de la tarde (recien salida del trabajo y hasta el mismisimo moño), la cabeza como un bombo, llego a casa, como y caigo agotada en un medio sopor que me conduce a quedarme dormida durante dos horas.-

Hasta ahora direis: ¡que bien! o ¡que envidia!

Pues yo digo ¡que mal! ¿como he podido dormirme con lo mal que me sienta?
Me he levantado con dolor de cabeza y de cuello, bañada en sudor, con mal cuerpo, la digestion sin hacer... al menos las manos no estaban dormidas...

Y es que para mi la siesta es como un veneno...

Otras cosas: ya estoy mejor del pie y de la rodilla...

6 comentarios:

Yorchus dijo...

Pues haz como yo, cuando llegues a casa, con 42 grados, te coges la bici y te tiras al monte. Es un poco heavy, pero yo estoy bajando agujeros en el cinturón a marchas forzadas.

Y si hay suerte, te vuelves a lesionar y te buscas un/a enfermer@.

Irene dijo...

Me alegra saber que ya estás mejor. En cuanto a la siesta, yo siempre pienso que cuando te viene ese sueño que te duermes sin darte cuenta es porque el cuerpo te lo pide. Que lo necesita. Y por lo que cuentas ha debido ser así, estabas molida y ha dicho "no aguanto más" jeje.

A mi a veces me pasa lo que dices, cuando por la razón que sea me quedo dormida y duermo más de lo normal me levanto con dolor de cabeza (por si te sirve de consuelo ;))

mordandis dijo...

Claro.. no me extraña que estés mejor...adivina quien se ha caido esta misma tarde , ha lesionado un tobillo y roto una sandalia????

Bingo.

toxcatl dijo...

Joder!
si es que no se os puede dejar solos...

A ver; Yorchus, que me des la direccion del sitio ese de tu blog que a ver si voy a inspeccionar el terreno para luego, si acaso, hacer una visita (si se tercia) Te aclaro que no iria contigo.-

Irene, gracias; siempre me reconfortan tus comentarios.-

Mor, tia tia tia... ¿y lo de mañana??
por que vendras ¿no?

Yorchus dijo...

Buf, pues me quitas un peso de encima. Ahora ya puedo seguir haciendo bromas erotico-festivas sin que me de la impresión de que te las crees. :)

El conspicuo Morgan dijo...

Trabajar en turnos de noche hace cambiar el concepto de siesta, te lo aseguro. Imagínate una siesta larga y diurna por aquí abajo en Sevilla. O te haces al horno o coges una faringitis con el aire acondicionado...