lunes, 27 de febrero de 2006

Duelen los amigos que estan lejos

Duelen los amigos que estan lejos, sobretodo cuando solo tienes un fin de semana libre en un mes y no hay tiempo ni para ver a todos los que tienes cerca y a quienes te hubiera gustado ver.
Y ademas te das cuenta de que a los que estan lejos hace un monton de tiempo que no los ves en persona; que si, que hablas con ellos por messenguer o skype o icq, pero que no es lo mismo.
Y, por si fuera poco, lo que realmente te apetece en este fin de semana que tienes libre en un mes es sentarte con ellos a no hacer nada delante de la tele, todos juntos. O salir a la calle a ver cuanto tardas esta vez en aprender a cruzar la calle por la parte del cruce de ocho calles y dos callejones que hay en la puerta del super de su barrio. O charlar con ellos y en mitad de una conversacion profundisima sueltas una palabra que para ti es normal pero que genera la sonrisa general por que para ellos significa otra cosa. O cuando vas de paseo y se sorprenden por tu asombro al ver que en esa parte del mundo aun se vende mirinda y que existe la cocacola de mas de 30 cl para consumo en hosteleria cuando para ellos es lo mas normal del mundo.
Y te das cuenta de que estan a miles de kilometros y tu aqui, esperando una casa que no llega y en un trabajo que si que te gusta y que seria el trabajo de tu vida si lo pudieras desarrollar donde quieres, que es cerca de la casa de ese museo que es la casa de Frida Khalo, y a una hora de San Juan Teotihuacan y sus piramides que vibran y te hacen vibrar de un modo especial y que te recargan las energias, el animo y el alma para varios años solo con tocarlas (por que necesitas tocarlas cada tiempo) ... y poder estar a un paso de esa galeria de herbolarios que hay en colonia centro con acceso por la calle Palma al lado del Templo Mayor y justo a una cuadra del Zocalo o menos...
Duelen los amigos que estan lejos, y aun duele mas no poder estar con ellos mas a menudo y no poder hacer las maletas ahora mismo y empezar de nuevo a su lado...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Y qué me queda decir? Digo, poco faltó para que pusieras nombre y apellido :) Y como justo te lo decía hace unos días, también me gustaría mucho poderme dar el rato de sentarme a platicar un rato con ustedes... Bajar un rato el ritmo de vida, que a ambos nos tiene a la más absoluta carrera.
En fin... Como siempre, mi atención se la disputan varias cosas en mi trabajo. Un beso, un abrazo, y... Se siente rico leer esto ;-) Procuremos vernos pronto, aunque no sea fácil :(

tribeca dijo...

Yo soy una española que vive en su país, por lo que no se lo que es el desarraigo de tu gente, de tu cultura, de tu familia, como tú lo conoces... pero convivo a diario con otros como tú, mexicanos, como tú, lejos de su Mérida, de su Puebla, de su Guanatos, de su Culichitown... te entiendo, mejor de lo que quisiera, porque yo tengo otro problema más o menos análogo. Soy una española que vive en su país, y que lleva a México en las entrañas y que le duele su ausencia. Soy una española que dice órale, híjole y chingados con perfecto acento norteño. Que sueña con desayunarse con unas tortas y frijoles refritos y no la mierda de desayunos que dan aquí. Que ve una bolsa del Oxxo y no la bota a la basura. Que fuma faros y encarga pinguinos, toma sopas de res de knorr y canta corridos cuando quiere llorar agusto. Yo nací en el lugar equivocado. Y sueño con las puestas de sol de Sinaloa. Puede que algún día me vaya a mi país soñado. Pero siempre seré extranjera. Dime tú como chingados lo resuelvo.

toxcatl dijo...

tribeca, estoy en la misma situacion que tu, pero sin novio indio.-

jota dijo...

Si que duele, si

jota dijo...

Huy, perdona, se me olvidaba una cosa...