sábado, 28 de enero de 2006

ya tengo mis gafitas nuevas

No sé si os lo dije anteriormente, pero a pesar de que mi optico me dijo que mi aumento de ceguera se debia unicamente al cansancio y que- objetivamente- mi vision habia empeorado tan poco que no justificaba un cambio de cristales, me encargue unas gafas nuevas.-

Nunca me quito las que llevo (excepto para dormir, asearme, y un par de cosas mas) con lo que el riesgo de dejarlas siniestro total es casi minimo, pero aun asi, nunca se sabe.

Las que llevo se han llevado mas de un golpe que las ha dejado pelin maltrechas (como cuando me levante de una siesta en el sofa con las gafas completamente torcidas y sin saber como habiamos llegado ellas y yo a esa posicion); a pesar de eso, se han recuperado siempre, y en un tiempo record (me conocen de toda la vida en la optica y saben bien dónde le meto a las gafas y con que suelo dañarlas, asi que con llevarlas a la optica, las echan un vistacillo y ya casi saben qué ha podido pasar y como arreglarlo; a veces las caras de sorpresa ante el siniestro son demasiado evidentes para ocultarmelas...).-

Estas nuevas son un poco raras, por que mezclan distintos materiales (nunca antes me habia hecho unas gafas asi): las patillas son de plastico de dos colores con un nervio de metal y los cristales solo llevan media armadura que sostienen en metal plateado... pero quedo de lo mas interesante con ellas ... igual hasta pongo fotos (pero solo de las gafas).-

Ahora, eso si, me tengo que santiguar pero bien... 240 lauros con cristales incluidos...

Las que llevo actualmente me costaron casi el doble con la chorradilla de la montura al aire pero lo unico que va al aire son los cristales y las patillas van pinchadas en ellos. Tienen el mismo aire de fragilidad que Nicole Kidman, pero en gafas...

Es decir, que estan durando demasiado y necesito tener unas en el banquillo, dado mi historial optico delictivo (pero eso es otra historia que merece ser contada en otra ocasion)...

2 comentarios:

Villaykorte dijo...

240 euritos, joder, ¡Para que veas!

Gunnar dijo...

Bueno, yo llevo ya cinco años con unos lentes muy similares a los que describes. Los amo apasionadamente, aunque ya me toca pensar en regraduarlos (no sé si haga falta, pero tengo muy seguido los ojos muy irritados). Eso sí, como los uso sólo para trabajar, espero no tener que cambiar el armazón - por acá andan por el mismo precio, y no puedo permitirme gastos similares. En fin, suerte con el nuevo look!